Fondo de Desarrollo - UtviklingsfondetApoya a campesinas y campesinos en su lucha contra el hambre y la pobreza

Pequeños agricultores, grandes oportunidades

Existen más de 500 millones de pequeños agricultores a nivel mundial y un total de 1.5 billones de personas dependen de ellos para su supervivencia.

Muchos son extremadamente pobres y casi la mitad de las personas que actualmente sufren de hambre son pequeños agricultores. Si nuestro objetivo es erradicar el hambre en el mundo entonces debemos enfocar nuestros esfuerzos hacia ellos. Esta es la principal razón por la cual el Fondo de Desarrollo se enfoca en los pequeños agricultores. Trabajamos conjuntamente con las y los agricultores para lograr que el más pobre entre los pobres incremente su propia producción alimenticia, sea auto sostenible, desarrolle y mejore los cultivos para que los mismos agricultores puedan dirigir el proceso hacia el desarrollo de cultivos de mejor calidad.

Incrementar la participación de la mujer es la forma más segura de reducir el número de personas sufriendo de hambre y desnutrición. Las estructuras sociales que limitan el acceso de las mujeres a la propiedad de la tierra también le restan oportunidades de financiamiento y limitan su acceso al capital y a la tecnología moderna. Asegurar que las mujeres tengan acceso a la tierra, a animales, a la educación, a la tecnología y a la ayuda financiera, puede aumentar la producción alimentaria en todo el mundo. Estas medidas beneficiarán directamente a las personas de escasos recursos: De acuerdo a la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), estas acciones eliminarían el hambre le entre 100 y 150 millones de personas. El Fondo de Desarrollo trabaja en cooperación con otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para promover el acceso equitativo a los recursos y oportunidades y derogar las leyes que causan discriminación. Establecer una igualdad de género en el sector agrícola es vital para asegurar el desarrollo sostenible, la seguridad alimentaria y la erradicación del hambre.

Creemos que uno de los métodos más efectivos para apoyar a las pequeñas y los pequeños agricultores en su lucha por una vida mejor, se fundamenta en el desarrollo de su propia capacidad para asegurar que sus demandas sean cumplidas. Creemos que no es suficiente incrementar la producción alimentaria por se, y por ello contribuimos para que las y los agricultores y los grupos vulnerables se organicen es parte fundamental de la estrategia del Fondo de Desarrollo.

Establecer cooperativas es un elemento importante para asegurar el acceso de las y los pequeños agricultores a los mercados locales y nacionales. Ejemplo de ello es el establecimiento de la Federación de Cooperativas para el Desarrollo (FECODESA) en Nicaragua en 2007, apoyado por el Centro de Promoción, Investigación y Desarrollo Rural y Social, CIPRES, nuestro socio local. Las y los agricultores que están asociados en cooperativas tienen mejor acceso a los mercados locales y nacionales, precios actualizados de sus productos, apoyo económico que les permite transportar sus productos en los días de mercado, mejor acceso al crédito y capacitación en técnicas agrícolas. Hasta ahora FECODESA tiene aproximadamente 5000 asociadas y asociados a nivel local. Esto es un orgullo para nosotros.