Fondo de Desarrollo - UtviklingsfondetApoya a campesinas y campesinos en su lucha contra el hambre y la pobreza

El hambre es política

Hoy día, se produce suficiente comida para alimentar a las personas que viven en nuestro planeta. Sin embargo, casi un billón de personas sufren de hambre.

Según el Banco Mundial, la forma más eficiente para reducir es pobreza es apoyar a la pequeña agricultura. Sin embargo, para lograr una erradicación de la pobreza y acabar con la el deterioro ambiental, se necesita algo más que el apoyo financiero y la cooperación para el desarrollo por sí. También tenemos que hacer incidencia política. Por esta razón, el Fondo de Desarrollo es también un actor político a nivel nacional e internacional. Una de nuestras labores de mayor trascendencia es el apoyo a nuestros socios locales para que ellos puedan hacer incidencia política, principalmente a nivel local y nacional.

La seguridad alimentaria se define como una situación en la cual todas las personas, en todo momento, tienen acceso a alimentos suficientemente sanos, nutritivos y culturalmente aceptables, en cantidades suficientemente grandes para cubrir sus necesidades que les permitan vivir vidas saludables y activas. Además, las personas a nivel comunitario y a nivel nacional deben tener derecho a controlar su propia agricultura y las políticas alimentarias de acuerdo a sus condiciones ecológicas, sociales y económicas específicas. Es un asunto de soberanía alimentaria. Esto asegura que el abono, el agua, las semillas, los animales y la biodiversidad son gestionados de una manera consciente por aquellos que producen los alimentos. Trabajamos conjuntamente con La Vía Campesina, la organización de campesinos más grande a nivel mundial, entre otros para lograr este objetivo. La Vía Campesina representa a millones de campesinas y campesinos de todo el mundo. Unimos fuerzas con las y los campesinos en un esfuerzo para asegurar la justicia global.

El Fondo de Desarrollo es una organización para el medio ambiente y el desarrollo. El medio ambiente es un factor importante en todos los proyectos que apoyamos. La incidencia política es asunto de reconocer la interrelación entre el medio ambiente y el desarrollo. Estamos involucrados en varios procesos coordinados por las Naciones Unidas a nivel nacional e internacional. Uno de los procesos más importantes son las cumbres anuales sobre el cambio climático. Hemos apoyado a nuestros socios locales para que ellos se conviertan en actores importantes en las discusiones tanto a nivel nacional previo como durante a las cumbres, y muchos de ellos son representados y juegan un papel importante en sus delegaciones nacionales ampliadas. Además, monitoreamos las conferencias para la implementación de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica y el Tratado Internacional de la FAO sobre Recursos fitogenéticos para la alimentatción y la Agricultura, los cuales tienen como objetivo la protección de nuestra biodiversidad tanto en la naturaleza como en la agricultura. A través de la participación en la Unión para la Protección de las Nuevas Variedades de Plantas – UPOV (Union for the Protection of New Varieties of Plants) hemos logrado grandes oportunidades de participación de la sociedad civil y de organizaciones de agricultores. El objetivo de nuestra participación en estos procesos es lograr los cambios necesarios en las políticas internacionales para el beneficio de los agricultores de escasos recursos y sus familias.